Madrid se suma a la movilización global «¡En pie por el clima!»

El próximo sábado 8 de septiembre a las 19h hay convocada una concentración en la Plaza Juan Goytisolo de Madrid (frente al Museo Reina Sofía) bajo el lema ¡En pie por el clima! para exigir medidas urgentes contra el cambio climático así como una transición rápida y justa hacia un escenario con un 100% de energías renovables.

Esta iniciativa parte de una organización llamada Contra El Diluvio, que se encarga de realizar tareas de investigación y divulgación sobre la problemática del cambio climático, junto con Ecologistas en Acción, Greenpeace y  otras organizaciones ecologistas.

Esta movilización coincide con la jornada global #riseforclimate impulsada por la red internacional 350.org. La jornada se convocó coincidiendo con la Cumbre Global de Acción Climática que tendrá lugar en California entre el 12 y el 14 de Septiembre. En esta cumbre, representantes de autoridades locales y nacionales, empresarios y líderes de la sociedad civil se reunirán para «llevar la ambición al siguiente nivel» y “celebrar los extraordinarios logros de los estados, regiones, ciudades, empresas, inversores y ciudadanos con respecto a acción climática”. Sin embargo, tal y como nos manifiesta Héctor Tejero, miembro de la organización y divulgador de chistes malos y cambio climático en tuiter “El problema es que ni la ambición está al nivel necesario, ni tiene pinta de que vaya a ir a más en breve, ni tampoco hay “logros extraordinarios” que celebrar”. De hecho, esa misma semana se celebra en Bangkok una conferencia extraordinaria de Cambio Climático de las Naciones Unidas debido a los escasos avances llevados a cabo desde el Acuerdo de París de 2015, de cara a la cumbre clave COP24 que tendrá lugar en diciembre.

“El problema es que ni la ambición está al nivel necesario, ni tiene pinta de que vaya a ir a más en breve, ni tampoco hay “logros extraordinarios” que celebrar”.

La organización advierte que “Es evidente que políticos y empresas no están a la altura de lo que requiere la gravedad de la situación. El cambio climático en marcha es y será la gran amenaza para las sociedades humanas en los próximos años”. Este “caos climático” durante el verano ha sido el causante de distintos fenómenos hasta ahora desconocidos: temperaturas récord en algunas regiones de la península, incendios en Suecia y Finlandia a la altura del Ártico, la inundaciones terribles seguidas de olas de calor en Japón o decenas de muertos en Grecia. Estos son solo algunos ejemplos de los efectos de un clima cambiante y auguran un fuerte desequilibrio climático si no se produce una transformación sustancial de las causas de esta problemática.

Esta concentración está planteada “Frente a la inacción por parte de unas élites globales y nacionales y frente a la presión del lobby fósil (grandes multinacionales petroleras y energéticas) para que no se tomen unas medidas que pondrían en peligro sus enormes beneficios”, afirmando que es fundamental “la acción colectiva de los de abajo». La organización valora como prioritaria la acción de la sociedad civil sobre esta problemática a todos los niveles; local, nacional e internacional. Una parte sustancial de sus reivindicaciones están centradas en las profundas desigualdades sociales y su interdependencia con la problemática medioambiental y climática. Así lo denuncian en su comunicado “Mientras los más ricos, que son además los que más contaminan y, por tanto, los que más contribuyen al cambio climático, podrán mudarse o adaptarse individualmente, la inmensa mayoría veremos empeorar nuestras vidas debido a olas de calor, inundaciones, aumento del precio de productos básicos (como algunos alimentos debido a las sequías), etc”.

La organización de la manifestación sostiene la urgencia de comenzar a exigir que se tomen las medidas políticas y los cambios que el calentamiento global va a obligar a hacer en nuestras sociedades. Y que estas se hagan en el marco de una transición ecológica y social hacia sociedades más justas, democráticas y sostenibles para todos y no únicamente para quien se lo puede permitir.

“Mientras los más ricos, que son además los que más contaminan y, por tanto, los que más contribuyen al cambio climático, podrán mudarse o adaptarse individualmente, la inmensa mayoría veremos empeorar nuestras vidas debido a olas de calor, inundaciones, aumento del precio de productos básicos (como algunos alimentos debido a las sequías), etc”.

La organización desea que el 8 de septiembre sea una movilización masiva y, dada las respuestas positivas que están obteniendo de los colectivos invitados a participar, espera contar con la participación de un amplio movimiento transversal; de trabajadoras, migrantes, ecologistas, feministas, etc. que según nos manifiestan se han sentido representados e interpelados por esta reivindicación.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin